¿Te gusta que las cosas estén bien? ¿Vives controlándolo todo para que nada salga mal? Si crees que eres perfeccionista, averigua que tanto lo eres con este test! y aprende como eliminar el perfeccionismo de tu vida!

Responde si/no:

1- ¿Casi siempre, al acabar un trabajo que se suponía era todo un reto, te sientes decepcionada y aburrida?

2- ¿Incluso, aunque no tenga consecuencias negativas, nunca te permites cometer ningún error?

3- ¿Tu pensamiento tiende a ser absolutista? Es decir, ¿todo o nada, es perfecto o es un desastre?

4- ¿Te angustias ante la posibilidad de equivocarte?

5- ¿Cuándo cometes un error, lo sientes como si hubieras fracasado?

6- ¿Eres demasiado dura contigo misma?

7- ¿Te cuesta acabar las tareas que empiezas porque cada paso que das lo revisas muchas veces?

8- ¿Te preocupa bastante la opinión de los demás?

9- ¿Te cuesta delegar tareas o funciones a otras personas por que todo debe hacerse a tu manera?

10- ¿Tu casa está constantemente en perfecto estado limpia e impecable aunque te tome horas dejarla así?

11- ¿Tienes normas demasiado estrictas?

12- ¿Retrasas tus tareas porque “no es el momento adecuado”?

Mayoría de SI

Eres súper perfeccionista

Y el problema es que esto puede traer consecuencias negativas a tu vida. Podría asegurar que la mayoría de tus días son un estrés por que sientes que nada está bien hecho, o por lo menos no como tu quieres. Tampoco alcanzas tus metas y tus tareas se van acumulando y acumulando por que eres tan detallista que demoras mucho en terminar lo que tienes que hacer. Todo esto te hace sumamente improductiva ya que te atascas, te pierdes en los detalles, actúas de manera metódica y te cuesta avanzar. Te exiges mucho a ti y a los demás. Sientes mucha inseguridad y generalmente estás pendiente de lo que hacen o dicen otros. Al final todo esto podría convertirse en enfermedades, dolores articulares, tensiones, dolores de cabeza, etc. 

Mayoría de NO

Eres poco perfeccionista

Puede ser que tengas algunos momento o días en los que te sientas más meticulosa, pero por lo general esto no supone un problema para ti. Sigue así! pero ten cuidado de no irte para ningún extremo, porque tener cierto nivel de perfeccionismo también es bueno!

¿Cómo dejar de ser perfeccionista?

1- El primer paso es reconocer que eres perfeccionista. Para eso puede servirte el test! Si no lo reconoces y crees que tu forma de actuar es normal, difícilmente vas a poder aplicar cambios.

2- Ponle un límite de tiempo razonable a tus tareas y cúmplelo. Si generalmente demoras una hora lavando la loza porque eres muy meticulosa, ponte un límite de 20 minutos y cumple ese tiempo.

3- Delega. Escoge cada semana 2 o 3 tareas y delégalas. Confía en el trabajo que hagan los demás. Desentiéndete. No controles y acepta el resultado tal cual. Empieza por tareas fáciles.

4- Trabaja la paciencia. Cuando sientas que algo no está cómo desearías detente. respira y piensa en otra cosa. Recuerda siempre que la perfección es algo subjetivo, así que cuando estás exigiendo perfección, estás exigiendo TU perfección.

5- Trabaja la confianza. Confía en los demás. En su trabajo. En sus habilidades. Entiende que cada persona hace lo mejor que puede con lo que tiene.

6- Acepta el “error” como parte del proceso de aprendizaje. Disfruta el camino, no solo los resultados. Si al final las cosas no salen como las esperabas no te angusties tanto. Anota los que aprendiste en el proceso. Siempre, siempre hay algo que aprender. Hasta lo que no se debe volver a repetir. 

7- Por último, no te enfoques solo en el resultado. Las personas perfeccionistas tienden a no ver más allá de la meta final. Y aunque el resultado es el que te aporta satisfacción, es el camino a ese resultado el que te aporta aprendizaje. Así que disfruta también el camino!

Si te gustó este post, escríbeme en los comentarios si eres o no perfeccionista.

¡Me encanta leerte!

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *